Desmantelada en Valencia una fábrica ilegal de puros caliqueños

Un operativo de agentes de la Guardia Civil ha desmantelado una fábrica ilegal de puros caliqueños, un cigarro tradicional valenciano hecho a base de tabaco Burley. La factoría clandestina estaba ubicada en una casa deshabitada de Valencia y era controlada por un hombre español de 63 años de edad. Los funcionarios han intervenido en la operación más de 1.700 puros y 34,5 kilos de picadura de tabaco, valorados en más de dos mil euros.

La Benemérita investigaba desde hace tiempo la casa, bajo la sospecha de que allí se elaboraba, distribuía y vendía ilegalmente este tipo de puros de fabricación artesanal muy populares en la Comunidad Valenciana.

El detenido compraba la hoja de tabaco en Granada e iniciaba después el tratado de la misma en la fábrica clandestina. Una vez allí, elaboraba los puros que luego distribuía en paquetes a los establecimientos públicos de Valencia y sus alrededores. La casa intervenida se encontraba en perfectas condiciones logísticas para la fabricación del producto: disponía de una mesa de trabajo, una zona de secado y otro área con el horno y las pilas de lavado de la hoja.

Tras las inspección, además de incautar el alijo, los agentes precintaron el horno secadero y las tres pilas. La operación ‘Caliqueño’ terminó con el levantamiento de un acta-denuncia al hombre de 63 años como presunto autor de una infracción a la Ley de Represión del Contrabando.