Desmantelada una organización internacional que distribuía tabaco de contrabando en España

2017-03-30_Op_Mangalica_01

Esta mañana, la Guardia Civil ha informado en rueda de prensa de la última gran operación contra el contrabando de tabaco en nuestro país. El esfuerzo y trabajo conjunto de la Benemérita, la Policía de Fronteras de Rumanía, la Dirección General de la Lucha contra la Delincuencia Organizada de Bulgaria, la Policía de Portugal y la OLAF (Oficina Europea de Lucha Contra el Fraude) ha evitado que 1.560.000 cajetillas de tabaco ilegal se distribuyesen en nuestro país.

La organización criminal se dedicaba principalmente a la fabricación y posterior distribución de illicit whites o marcas blancas. El tabaco era fabricado legalmente en Bulgaria y Rumanía, donde la fiscalidad es menor, para ser distribuido de manera ilegal en países como el nuestro, donde el tabaco tiene un mayor gravamen fiscal y donde los controles de calidad son más exhaustivos. Además, en la operación también se han detectado falsificaciones de reconocidas marcas de tabaco que procedían de China.

La labor de investigación de todos los cuerpos de seguridad implicados se ha prolongado durante casi un año y gracias al esfuerzo conjunto de todos los organismos, se ha podido desarticular por completo su estructura operativa, que trabajaba en tres niveles. En un primer escalón se encontraban los máximos dirigentes de la organización que tomaban las decisiones estratégicas desde Bulgaria y Rumanía. En un segundo nivel, la estructura de distribución en España que se desplegaba, principalmente, por toda Andalucía. Los integrantes de esta estructura hacían acopio de importantes cantidades de tabaco para, posteriormente, realizar una última entrega a un tercer escalón constituido por distintos establecimientos donde se realizaba la venta al consumidor final.

En total, han sido detenidas en España, Rumanía y Bulgaria 42 personas, se han practicado 58 registros y se ha incautado 1.560.000 cajetillas de tabaco valoradas en 6 millones de euros.

En su intervención, el comandante jefe de Delincuencia Económica de la Unidad Central Operativa (UCO) ha señalado que además del incuestionable efecto negativo que este tipo de delitos tienen para la Hacienda Pública, no debemos perder de vista sus consecuencias para la salud pública y es que, tal y como aseguraba el portavoz de la UCO, “los detenidos no consumían el tabaco que comercializaban, sino que fumaban tabaco de curso legal”.

Con esta intervención se pone de manifiesto, una vez más, la gran labor que realizan los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y la importancia de la colaboración internacional para acabar con la lacra del contrabando.