Las autoridades aduaneras de Malasia incautan más de un billón de cigarrillos de contrabando

En el primer trimestre de 2015 las autoridades aduaneras de Malasia aprehendieron más de un billón de cigarrillos procedentes del comercio ilícito, con un valor estimado cercano a los 22 millones de euros. Durante este periodo, la persecución de la venta ilegal de tabaco en el país asiático supuso la inspección de más de 40.000 establecimientos y la detención de más 6.000 personas.

Según el director de Aduanas de Malasia, Datuk Seri Khazali, el objetivo de su departamento es interrumpir la cadena de distribución y acabar con la venta de tabaco de contrabando de tiendas y distribuidores ilegales, por lo que otorgarán recompensas a todos los que informen a las autoridades sobre la venta ilícita de cigarrillos.

Malasia tiene normativas muy severas contra el comercio ilegal; quienes incurren en este tipo de delitos se exponen a penas de hasta tres años de cárcel y a multas de hasta veinte veces el valor de la mercancía incautada.

Khazali asegura que la disponibilidad de cigarrillos baratos en el mercado de contrabando ha provocado un importante aumento en el número de fumadores en el país (ha pasado de 3 millones en 2007 a 4,7 millones en 2014) y añade que el tabaco de origen ilícito contiene hasta un 200% más de alquitrán del permitido.