Las preocupaciones de estanqueros y consumidores

Tras la caída en las ventas que sufren los estanqueros desde hace cinco años, el gremio lucha por sobrevivir y no ha parado de exigir una mayor intervención del Estado y las diversas administraciones para solventar un problema que, lejos de solucionarse, se recrudece especialmente en Andalucía o Extremadura.

Durante las jornadas #NOcontrabando sobre comercio ilícito celebradas por Altadis el 5 y 6 de mayo en Málaga y Cádiz respectivamente, los estanqueros manifestaron su rechazo ante una lacra que ha provocado una fuerte reducción de su volumen de negocio en unos casos o el cierre de establecimientos en los más graves.

Los portavoces de los estanqueros gaditanos y malagueños expusieron sus análisis y realizaron aportaciones en favor de la erradicación del contrabando en Andalucía, haciendo especial alusión a la ingente venta de tabaco ilegal en las ferias andaluzas, la proliferación de pisos-estanco clandestinos y los daños que les provocan otros puntos de venta ilegales como barracas, quioscos o bares. También pusieron sobre la mesa su preocupación por la venta ilegal de tabaco a través de internet.

“Las cifras del pasado mes de febrero recogen un aumento en las ventas de más del 5% con respecto al mismo periodo del año anterior”, aseguraba Mario Espejo, presidente de la Unión de Estanqueros y de la asociación provincial de Málaga, en relación a una paulatina recuperación del sector. “Es una buena noticia, pero yo tengo que confesar que no lo he notado todavía en mi estanco”. Y es que según los últimos datos de la consultora Ipsos, el contrabando de tabaco en Málaga representa un 52,6%. Aun así, Espejo se mostraba optimista con las nuevas medidas europeas como la trazabilidad de los productos del tabaco, una realidad en un par de años.

Muchos de los estanqueros presentes en Cádiz y Málaga manifestaron su consternación ante el menudeo. En este sentido, Mario Espejo agradeció la labor de la Policía Local de Málaga por las incautaciones llevadas a cabo en la ciudad a partir de denuncias de los propios estanqueros. Según el gremio, es una de las pocas policías locales de Andalucía que lucha activamente contra el comercio ilícito de tabaco. 

Por su parte, el presidente de los estanqueros gaditanos, José Bermúdez, expresó en una mesa redonda su malestar por el daño que causan los pisos que funcionan como estancos ilegales en zonas como Jerez, la Sierra de Cádiz y el Campo de Gibraltar. “Incluso se anuncia con impunidad ‘Tabaco en el tercer piso’”. “Desde nuestra asociación cursamos una media de cincuenta denuncias al mes ante los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado”, lo que ejemplifica la magnitud del problema en una provincia donde el 47,6% del tabaco que se consume es ilegal.

Peligro para la salud pública

Según Bermúdez, es preciso que “Sanidad intervenga ya, porque cada vez hay más tabaco falsificado y puede haber casos de intoxicación”. Precisamente esta es una petición compartida por los consumidores, extremadamente preocupados por el tabaco que no pasa controles y llega a manos de menores. “Los datos son muy preocupantes y exigen actuaciones concretas en Andalucía”, aseguraba Juan Moreno, presidente de la Unión de Consumidores de Andalucía, UCA-UCE. “Ya vimos los efectos de la falta de control y permisividad que hubo con el aceite de colza”. En este sentido, Moreno añadió que su organización está dando pasos para ponerse en contacto con el Defensor del Menor y el Defensor del Pueblo, en colaboración con los estanqueros.

Moreno se mostraba consternado por la tan extendida sensación de normalidad que existe en torno a esta lacra, justificada muchas veces por el alto desempleo y la penosa situación económica. “Es necesario que traslademos el discurso de que es un juego peligroso que va en detrimento de la ciudadanía”.

Por otro lado, el portavoz de los consumidores malagueños, Jesús María Burgos, instaba a una “mayor intervención de las comunidades autónomas” en la lucha contra el comercio ilícito de tabaco, “puesto que más del 50% de lo que se recauda con los impuestos del tabaco va para ellas”.

Ambos sectores indicaron su claro interés en que se constituyan comisiones de trabajo locales, como la creada recientemente en Sevilla y en la que participan Altadis, el Ayuntamiento hispalense, UCA-UCE y los estanqueros sevillanos; una buena baza a la hora de erradicar el problema.