Desmantelada una fábrica ilegal de tabaco en Lleida que explotaba una organización criminal

La Guardia Civil y la Agencia Tributaria ha desarticulado a una organización criminal dedicada a la fabricación clandestina de cigarrillos con distribución a varios países de la Unión Europea. En el marco de la “operación Karuna” se ha desmantelado una fábrica clandestina de tabaco en la que los siete detenidos llevaban a cabo su actividad ilícita.

En el registro efectuado en la instalación ilegal, ubicado en una antigua granja de Les Borges Blankues (Lleida), se han intervenido 92 cajas de tabaco, que contenían 9.680 cajetillas preparadas para su envío, junto a otros 180 kg de hoja de tabaco picada y demás material necesario para la producción. Esta fábrica clandestina tenía una capacidad para fabricar 9.000 cigarrillos a la hora, con el alojamiento de 14 trabajadores a dos turnos para mantener la producción 24 horas al día.

La investigación comenzó a finales del pasado año, cuando la Europol tuvo constancia de una organización criminal internacional asentada en Cataluña que producía grandes cantidades de tabaco que introducían en el mercado ilegal europeo, principalmente el español y el francés.

Las pesquisas policiales permitieron realizar varias intervenciones en los transportes empleados para el contrabando de tabaco. En el primero de ellos, se aprehendieron 450 cajas de tabaco con 243.000 cajetillas que viajaban ocultas en un camión que pretendía entrar a Francia. La segunda intervención dejó intervenidas 80 cajas con 43.200 cajetillas de tabaco falsificadas también ocultas en un camión, esta vez a la altura de localidad oscense de Canfranc, fronteriza con el país galo.

Una vez constatada la procedencia del tabaco ilegal, y habiendo identificado a los responsables criminales de esta organización internacional, se desarrolló un operativo conjunto de la Guardia Civil con Vigilancia Aduanera.

La operación Karuna ha dejado un total de siete personas detenidas: el jefe de la organización criminal en Mataró (Barcelona), el responsable de seguridad en La Junquera, dos trabajadores en las instalaciones de la fábrica y tres transportistas, todos ellos de nacionalidad lituana y polaca.