“El contrabando de tabaco no está mal visto en la provincia de Cádiz”

Salvador Vera es un estanquero de Cádiz, presiente de la Asociación Provincial, muy comprometido en la lucha frente al contrabando de tabaco. Desde hace 14 años regenta el negocio familiar en Chiclana de la Frontera, siguiendo la estela de su padre. Durante este periodo, Salvador apunta a los años 2012 y 2013 como los “peores” para el sector debido a la crisis económica y la entrada en vigor de la ley antitabaco. No obstante, el gran enemigo de su negocio es el contrabando de tabaco.

Salvador Vera Acosta

Este problema siempre ha existido en Cádiz, principalmente por su cercanía con Gibraltar, desde donde proviene, según nos indica, gran parte del tabaco ilegal de origen genuino que se vende en España. En esta provincia, la más afectada por esta lacra social, han cerrado en los últimos años más de cuarenta estancos.

¿Cómo ha afectado el contrabando de tabaco a su negocio?

Muy negativamente. En la última década, las ventas de cajetillas de tabaco han descendido a la mitad, aunque eso no implique que el porcentaje de personas que fuman haya caído en esa proporción. Cada vez más, los fumadores consumen cajetillas ilegales por una cuestión de precio, ya que en el mercado ilegal se pueden encontrar por la mitad de su valor. Lo que busca la gente ahora es comprar el tabaco lo más barato posible, sin importarle si su procedencia es ilícita. De hecho, a mí mismo consumidores de tabaco de contrabando me han contado abiertamente esta realidad. A esto se suma que venga gente al estanco a por otros productos y lleven encima cajetillas de contrabando.

¿Está normalizado el comercio ilícito de tabaco entre la sociedad gaditana?

Mucho. Una prueba de ello es que tiene lugar a plena luz día en establecimientos públicos y también en domicilios personales. En la zona de Campo de Gibraltar es muy habitual ver a personas adquiriendo tabaco ilegal en tiendas. En la bahía de Cádiz ocurre más en casas privadas, donde es muy difícil que pueda intervenir la policía.  La situación es especialmente alarmante en La Línea de la Concepción, donde cada vez son más los jóvenes que se dedican al contrabando de tabaco, y muchas las familias que viven de él. Empiezan con ello para después dar el salto al narcotráfico. Además, se trata de mafias que tienen sus orígenes en el comercio ilegal de tabaco.

En su opinión, ¿cómo cree que se podría atajar esta lacra social?

El problema de base es social, ya que no está mal visto el contrabando de tabaco en la provincia. Últimamente, se ha extendido la percepción de que beneficia a la economía de muchas familias, aunque lo que haya detrás sean mafias. Por ello, hay que trabajar en concienciar a la población de los múltiples efectos negativos que tiene el comercio ilegal de tabaco. Por otro lado, también creo que la ley debería endurecerse. Sancionar al consumidor de tabaco ilegal con una pequeña multa podría ser una medida acertada.

Usted es presidente de la Asociación Provincial de Estanqueros, ¿qué acciones llevan a cabo desde ahí para luchar contra el contrabando de tabaco?

Desde la Asociación llevamos a cabo reuniones con políticos y los cuerpos de seguridad del Estado con el objetivo de aunar fuerzas en la lucha frente al contrabando de tabaco, un realidad que está muy presente en Andalucía. También tenemos en marcha un canal de denuncias anónimas de puntos ilegales de venta de tabaco, que reportamos a las autoridades competentes

¿Os sentís respaldados por las administraciones públicas?

Nos sentimos muy respaldados por la Guardia Civil y Vigilancia Aduanera, aunque se tienen que activar muchos actores en la lucha frente al contrabando de tabaco.