El Protocolo de la OMS para la eliminación del comercio ilícito de tabaco, a debate

“Un paso global en la lucha contra el contrabando de tabaco”. Así es como define el periódico Cinco Días la entrada en vigor del Protocolo de la OMS para la eliminación del comercio ilícito de tabaco. Rocío Ingelmo, directora de Asuntos Corporativos y Legales de Altadis, ha sido invitada por el diario económico para exponer sus valoraciones ante un pacto en materia de contrabando de tabaco considerado histórico, ya que, por primera vez, 48 países de todo el mundo se unen para luchar contra esta lacra. Al encuentro, se ha unido también Fernando Iglesias, presidente de la Asociación de Funcionarios del Cuerpo Superior de Vigilancia Aduanera, institución clave para llevar a cabo el seguimiento de las cajetillas que el nuevo tratado dictamina.

En sus declaraciones, Rocío valora que muchos de los países firmantes sean asiáticos o africanos, debido a que gran parte del contrabando procede de esas zonas. “Solo en la Unión Europea genera un impacto de 10.000 millones de euros”, recuerda Fernando. Así, el nuevo Protocolo obligará, a partir de 2019, que todas las cajetillas dispongan de un identificador que aporte información del producto con un simple escaneado. De este modo, el nuevo sistema de trazabilidad marcará, entre otras cosas, el recorrido que una cajetilla realiza y facilitará información entre los países firmantes, algo de gran importancia para identificar a las mafias que dirigen este negocio ilegal.

Iglesias, por su parte, afirma que la Agencia Tributaria es un ejemplo en la lucha contra el fraude por su capacidad para gestionar un gran volumen de información. “Esos datos irán a una base que manejarán las autoridades aduaneras y permitirá comprobar si el tabaco se desvía”, aseguraba Rocío, en su disposición de cooperar con la Administración.

En España, el 10% del tabaco que se vende es de manera ilegal y esto no solo afecta a la industria tabaquera, sino que, aparte de financiar organizaciones criminales y grupos terroristas, el contrabando de tabaco supone pérdidas millonarias al Estado en impuestos, facilita el acceso de los menores al tabaco, aumenta el desempleo y no pasa los debidos controles sanitarios.

Cinco Días, Consumo: Un paso global en la lucha contra el contrabando de tabaco