El Protocolo para la eliminación del comercio ilícito de productos de tabaco, una herramienta de lucha internacional para combatir la lacra del contrabando

El 21 de mayo de 2003 se firmó el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT). Se trata del primer tratado internacional en materia de salud y entre su set de políticas recomendadas incluye el Protocolo para la eliminación del comercio ilícito de productos de tabaco.

Protocolo_UE

Este Protocolo se elaboró en respuesta al creciente comercio internacional ilícito de productos de tabaco, que en los últimos años ha cambiado en alguna medida. Si hace 15 años el mercado del tabaco ilícito estaba dominado mayoritariamente por el contrabando de las marcas de las grandes tabaqueras, y aunque éstas siguen presentes, actualmente se ha incrementado la presencia de las denominadas  “cheap white” –marcas de tabaco elaboradas en países de fuera de la UE que entra en la Unión sin pagar impuestos y derechos de aduana-. Por lo tanto un régimen mundial eficaz es la mejor opción de política para luchar contra este fenómeno transfronterizo y el Protocolo CMCT es la principal iniciativa mundial en esta área.

El Protocolo contiene un complejo conjunto de medidas, normas y políticas en el campo de la lucha contra el comercio ilícito de productos de tabaco centradas en cuatro ámbitos clave:

  1. La reducción de los incentivos al contrabando.
  2. La mejora de la seguridad de la cadena de suministro.
  3. El refuerzo del control del cumplimiento por parte de las autoridades fiscales, aduaneras, policiales y de control de fronteras.
  4. El refuerzo de las sanciones.

La Unión también ha reforzado la base legislativa con la Directiva sobre los productos del tabaco, completada con los acuerdos de lucha contra el fraude celebrados entre la Unión y los Estados miembros, por una parte, y los cuatro principales fabricantes de tabaco, por otra –Imperial Tobacco, Philip Morris, Japan Tobacco International y British American Tobacco-.

El comercio ilícito aumenta la accesibilidad y asequibilidad de los productos de tabaco, socavando sus políticas de control. Asimismo produce considerables pérdidas en los ingresos públicos, al mismo tiempo que contribuye a la financiación de actividades criminales transnacionales. De este modo, la ratificación del Protocolo del CMCT beneficiará a la salud pública y contribuirá a la lucha internacional contra el comercio ilícito de tabaco, la evasión fiscal y la delincuencia organizada.