El tabaco obstaculiza las negociaciones entre España y Gibraltar

El Reino Unido espera poder cerrar el Brexit con un gran acuerdo con los 27 miembros, que comprenda tanto su salida de la Unión Europea como los detalles de las futuras relaciones. En este sentido, nuestro gobierno quiere aprovechar esta coyuntura para garantizar que la actividad económica y comercial de Gibraltar se adecúe a las necesidades españolas.

Fuente: El País

Así, uno de los principales problemas en relación con Gibraltar que afectan directamente a nuestro país es, sin duda, el contrabando de tabaco que inunda la Comunidad de Andalucía. La diferencia de precio del tabaco entre el Peñón y España ha provocado la creación de un mercado negro en torno a este producto que afecta a toda la cadena de valor de este sector y a la sociedad, en general. Y es que los euros que se dejan de pagar al comprar cajetillas ilegales son los mismos que dejan de incluirse en las arcas del Estado. Además, como es habitual en este tipo de situaciones, la delincuencia en los territorios más afectados se ha incrementado de manera alarmante y la convivencia con el resto de población se está volviendo cada vez más insostenible.

A este respecto, el periódico El País, publica hoy un artículo bajo el titular “El tabaco complica la negociación sobre Gibraltar” (accede al pdf), donde informa que el acuerdo bilateral entre España y Reino Unido en relación con el tabaco no termina de concluir. Por un lado, Gibraltar ha propuesto aplicar un límite de precio global que afecte a todos los tipos de tabaco por igual, independientemente de la demanda y el precio de cada uno de ellos. España, por su parte, reclama que los límites sean producto a producto, para garantizar que afecta tanto a los más populares, como a los menos vendidos.

Además, la colonia británica exige que se garantice por escrito la fluidez del tráfico entre ambos lados de la verja. España, en cambio, rechaza esta proposición ya que supondría reconocer a Gibraltar los privilegios que solo tienen los territorios de libre circulación, lo que no ayudaría, en absoluto, a zanjar la problemática del contrabando de tabaco.