Golpe histórico contra el contrabando de tabaco en España

Desmanteladas cuatro fábricas clandestinas de tabaco en Toledo y Sevilla que fabricaban 34.000 cajetillas a la hora, lo que reportaba a los detenidos 153.000 € a la hora.

El grupo de delincuencia económica de la UCO (Unidad Central Operativa) de la Guardia Civil ha presentado esta mañana en rueda de prensa los detalles de su última gran operación contra el contrabando, la Operación Lerna, que ha supuesto el mayor golpe contra el contrabando de tabaco en la historia de España.

Las cuatro fábricas clandestinas desmanteladas tenían una capacidad de producción de 34.000 cajetillas por hora, lo que generaba unos beneficios de 153.000 euros cada hora y un fraude de más de 120.000 euros en ese mismo espacio de tiempo.

Las cifras expuestas por el comandante de la UCO, Antonio Balas, dan una idea de la magnitud de la operación, que se ha saldado con 47 personas detenidas y 69 toneladas de picadura de tabaco y 2.373.000 cajetillas finalizadas incautadas.

En el momento de la detención, las fábricas ubicadas en Seseña (Toledo) y Mairena de Alcor (Sevilla) se encontraban en proceso de producción, mientras que las otras dos factorías permanecían inactivas, a la espera de recibir los últimos componentes para poder empezar a producir. La investigación ha constatado que las fábricas se instalaron durante los meses de verano y comenzaron a producir a finales de septiembre.

Cambio en los modelos tradicionales de contrabando

Esta operación ha supuesto un golpe crucial para el comercio ilícito de tabaco en España y ha destapado el nuevo modus operandi de los contrabandistas, basado en la fabricación ilegal en territorio nacional. Mientras que en el año 2014 la mayor parte del tabaco ilegal se introducía en España por vía marítima a través de contenedores, la tendencia actual pasa por montar las propias fábricas en España e introducir, desde los países de Europa del Este, todo el material necesario para su elaboración, desde la picadura de tabaco, el papel, los filtros o el cartón de las cajetillas. De esta manera se ahorran costes y reducen intermediarios.

La investigación, que sigue abierta, muestra claros indicios de vinculación directa entre esta organización y otras bandas criminales dedicadas al tráfico de drogas.