Hacienda y la Fuerza Fronteriza británica combaten el comercio ilícito de tabaco en Reino Unido

La administración de Hacienda y la Fuerza Fronteriza del Reino Unido buscan combatir la venta ilegal de tabaco a través de medidas conjuntas como la organización de un sistema de registros a los traficantes, la combinación de sanciones con otros departamentos y agencias y la creación de un gobierno transversal que supervise la evolución de la estrategia seguida en el país contra el comercio ilícito de tabaco. Hacienda también se compromete a financiar estudios académicos e investigaciones que ayuden a impulsar nuevas acciones.

La primera estrategia llevada a cabo en Reino Unido con el objetivo de hacer frente al contrabando se inició hace quince años y desde entonces, el mercado negro de tabaco se ha reducido a la mitad y el de picadura, a una tercera parte de lo que era. Durante este periodo, se interceptaron 26 billones de cigarrillos y 4.300 toneladas de picadura y se abrieron 4.000 procesos penales por contrabando.

Priti Patel, secretaria del Tesoro en Reino Unido, valora en dos billones de libras las pérdidas fiscales que el comercio ilícito de tabaco ocasiona al gobierno británico cada año. Pero su impacto es mayor: el contrabando también daña a los negocios legales, socava la salud pública y facilita el acceso a los menores. Todo ello sumado a que las mafias se valen del tabaco ilegal para financiar otros delitos y crímenes aún más deleznables.