La Junta de Extremadura aprueba un decreto sobre trazabilidad de la hoja de tabaco

El Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura ha aprobado el Decreto sobre trazabilidad de la hoja del tabaco crudo con el objetivo de “frenar el auge del comercio ilegal de picadura de tabaco”, según ha señalado la portavoz de la Junta, Isabel Gil Rosiña. Mediante este sistema de trazabilidad se controlará todo el proceso de la hoja del tabaco crudo desde el lugar inicial de secado hasta el punto de entrega a la industria transformadora para evitar cualquier tipo de fraude.

hoja de tabaco

Rosiña ha destacado la importancia que tiene el cultivo de tabaco en la comunidad “como motor de la economía regional y generador de unos 20.000 empleos en el medio rural”. No obstante, el contrabando de hoja de tabaco en Extremadura, en aumento en los últimos años, daña peligrosamente la buena reputación del tabaco extremeño y pone en juego la sostenibilidad del sector, tal y como se evidenció en la jornada “Trazabilidad y Control de la hoja de tabaco”, organizada recientemente por Altadis y que reunió a más de un centenar de agricultores de la región.

En este sentido, este decreto persigue, además de implementar medidas de seguimiento de la hoja de tabaco crudo, colocar a Extremadura a la cabeza de Europa en materia de trazabilidad del tabaco, según ha comentado la portavoz de la Junta.

Para Rosiña, con esta nueva normativa, la Comunidad Autónoma “deberá realizar el seguimiento” de los contratos entre los productores y las industrias. A su juicio, esto supone un gran avance para lograr los objetivos de trazabilidad en la producción del tabaco. En virtud de este Decreto, se establece que los productores de tabaco crudo deberán informar a la dirección general competente en materia de Política Agraria Común del inicio de la actividad de curado del tabaco como paso previo a transferir el tabaco a la empresa de primera transformación.

Entre otras medidas que deberán realizar los productores, está la identificación con una etiqueta de todas las cajas, así como la realización de una declaración anual a la dirección general competente con la información relativa a todas las entregas efectuadas. Por su parte, las empresas de primera transformación estarán obligadas a informar con antelación de las compras anuales que van a efectuar. Además, tendrán que remitir una copia del contrato con el productor donde se detallen las entregas de tabaco crudo realizadas.

En este contexto, la Organización Interprofesional del Tabaco de España (OITAB) ha valorado positivamente este Decreto al considerar que “dotará de mayor transparencia al sector legal”. Por ello, ha resaltado que, tal y como consta en sus estatutos, los cultivadores de hoja de tabaco y la industria de primera transformación “están firmemente comprometidos” frente al comercio ilícito de tabaco en rama. Asimismo, ha detallado en un comunicado de prensa que sus miembros desarrollarán una labor de información entre los cultivadores, quienes son los “primeros interesados en atajar el problema del comercio ilegal”.