Imagen de compra de tabaco en el estanco

La voz de los estanqueros

El gremio de estanqueros tuvo la oportunidad de expresar algunas de sus principales quejas y reclamaciones en el marco del I Congreso Frente al Contrabando, celebrado en Sevilla el pasado 17 de septiembre. Durante el turno de preguntas posterior a cada mesa redonda, el director de Comunicación de Altadis, Miguel Ángel Martín Esteban, se encargó de plantear a los ponentes las cuestiones que los estanqueros asistentes le dirigieron durante los coloquios.

El presidente del Comisionado para el Mercado de Tabacos, Juan Luis Nieto, fue el ponente más solicitado. Un gran número de asistentes coincidió en su inquietud sobre la venta de tabaco en ferias. En estos eventos, en los que se consumen grandes cantidades de tabaco, no les está permitida la venta a los hosteleros a través de máquinas expendedoras autorizadas, o puntos de venta con recargo. El colectivo proponía de manera unánime esta solución como herramienta para minimizar las ventas ilícitas de tabaco, que se disparan en este tipo de celebraciones.

Nieto lamentó durante su intervención la existencia de grandes dificultades que impiden acabar con los “fenómenos de corrupción” relacionados con el contrabando y los puntos de venta con recargo en particular. Y abundó: “si queremos que este sistema de licencias funcione, tenemos que ser responsables de a quién autorizamos y cómo gestionamos la venta de tabaco”. En su opinión, ofrecer a los estanqueros la posibilidad de gestionar los puntos de venta con recargo, haría que la responsabilidad total de las máquinas recayera principalmente sobre ellos.

Los estanqueros presentes en el Congreso también quisieron saber por qué el Comisionado para el Mercado de Tabacos no trabajaba codo con codo con el Ministerio de Sanidad en la persecución de puntos de venta que distribuyen tabaco a menores de edad. “Es difícil acercarse a Sanidad”, confesó Juan Luis Nieto, pero “tenemos un grupo interministerial” que estudia todos los aspectos relacionados con el tabaco desde diversos puntos de vista: económico, social, fiscal, de salud pública…

Juan Luis Nieto, que instó a los presentes a canalizar a través de las diferentes asociaciones sus quejas y reclamaciones, aprovechó el foro para trasladar a los estanqueros una realidad latente: la única manera de seguir manteniendo el monopolio del comercio de tabaco es que los minoristas sean “garantes de la política de prevención contra el tabaquismo”, ya que únicamente estos pueden vender el producto de forma legal. Y añadió que desde el Comisionado se está trabajando en la modernización de la relación con los estanqueros y la agilización de los trámites.