Un aumento sobre el precio de los cigarrillos impulsaría el mercado ilícito de tabaco en las zonas más sensibles

Un aumento del 10% en el precio de los cigarrillos provocaría presumiblemente una caída de entre un 4% y un 10% en las ventas legales, con un efecto dispar en función de las zonas geográficas de nuestro país. Esa es la principal conclusión a la que ha llegado un estudio publicado en la prestigiosa revista Nicotine & Tobacco Research, de la Universidad de Oxford.

Fotografía de archivo

Los datos evidencian cómo algunas regiones españolas podrían experimentar una tendencia hacia el mercado ilícito tras una posible subida de precios sobre el tabaco. Así, un consumidor que viva cerca de Gibraltar estará tentado a comprar cigarrillos más baratos en esa zona, mientras que un fumador residente en un pueblo del interior de España no tendría esa posibilidad.

El artículo de investigación, publicado bajo el título “La elasticidad del precio de los cigarrillos: nuevas evidencias según regiones españolas, 2002-2016” sostiene que, cuando disminuyen las ventas legales de cigarrillos al aumentar su precio, la razón puede atribuirse deberse a tres causas: que los consumidores abandonen el hábito tabáquico, que busquen alternativas legales en otras labores de tabaco más baratas o, finalmente, decidan recurrir al mercado ilícito.

Antonio Golpe, investigador de Economía Aplicada de la Universidad de Huelva y director del estudio, ha señalado: “A igualdad de precio, la recaudación impositiva claramente se verá mermada, pero hemos de tener en cuenta que posibles aumentos en el precio de las cajetillas para revertir esta situación pueden provocar una mayor caída en las ventas legales, por lo que, una política destinada a mantener dicha recaudación mediante subidas de precios puede incluso reducir aún más dicha recaudación”.

Las zonas más sensibles al contrabando de tabaco

El estudio señala que en provincias como Ourense, Soria, Lugo, Barcelona o La Rioja un aumento del 10% en el precio de los cigarrillos provocaría presumiblemente una caída de en torno al 4% en las ventas, pero existen provincias que reaccionarían de una forma aún más sensible, como es el caso de Cádiz, Sevilla, Málaga, Guipúzcoa y Lleida, donde ese descenso sería aproximadamente de un 10%.

Otra de las conclusiones del estudio es que las provincias donde la elasticidad del precio es mayor son las ubicadas en zonas fronterizas con Francia, Andorra y Gibraltar y en territorios con alta afluencia de turismo extranjero.

Tras los primeros resultados del estudio, el grupo de investigadores dirigidos por Antonio Golpe ha emprendido una línea de trabajo más amplia con el objeto de detectar si existen distorsiones en las zonas fronterizas que evidencien la existencia de comercio ilícito de tabaco. Además, una segunda línea tratará de explicar cómo afectan las crisis económicas a las ventas de cigarrillos, tomando como referencia la recesión de 2008 que provocó una reducción sin precedentes en las ventas legales de cigarrillos en España.