Una tercera parte del tabaco que se consume en Andalucía procede del contrabando

Uno de cada tres cigarrillos que se fuman en Andalucía, es de contrabando. Esta es una de las conclusiones más alarmantes que se desprende de la última Encuesta de Paquetes Vacíos elaborada por la consultora IPSOS. Así, los datos de la primera mitad de este año colocan a Andalucía como la Comunidad en la que se consume más tabaco de contrabando, con un 30,4%. La segunda Comunidad con la incidencia más alta es Madrid, en la que el tabaco ilícito representa un 6,9% del total, seguida de Cataluña con un 6,4%.

Aunque este año ha habido un ligero descenso en la comunidad andaluza, la media desde 2014 se sitúa en torno al 33%. Algeciras, a pesar de haber reducido su consumo de ilícito en los últimos cuatro años, continúa siendo la ciudad más afectada, ya que más de la mitad del tabaco que se consume es de contrabando, concretamente el 55%. Le siguen de cerca Cádiz, donde el consumo ha aumentado de forma significativa desde un 31,4% en 2014 al momento actual en el que representa un 54,7% y Jerez que, aunque mantiene una media de un 43,9% durante los últimos años, en el primer semestre de 2018 despunta con un 54,4%. Sevilla, por su parte, aparece en cuarto lugar con un 47,2%.

En el extremo opuesto destacan Jaén, que no registra consumo de cigarrillos ilícitos en el primer semestre de este año y Almería, donde el contrabando de estos productos ha caído de un 26,6% en el mismo periodo del año pasado a un 1,9% este año. En ambos casos no se trata tanto de una reducción real del comercio ilícito sino de un trasvase del contrabando de cigarrillos al de picadura de hoja de tabaco, una práctica ilegal que se ha incrementado de manera significativa. Esta misma circunstancia se ha detectado en Extremadura, con una tendencia descendente que ha pasado del 40% de tabaco de contrabando consumido en 2014 al 6,2% actual.

En cuanto al resto de comunidades autónomas, cabe resaltar Murcia, que en el mismo periodo del año 2017 se situaba como la segunda comunidad autónoma con más contrabando, mientras que este año ocupa el quinto lugar al pasar de un 9,6% en el segundo semestre de 2017 a un 4,8% en la primera mitad de 2018.

A nivel nacional, al cierre del primer semestre de este año, el comercio ilícito representa el 9,4% del mercado de cigarrillos. Esta cifra se sitúa alrededor de medio punto por debajo de la media de contrabando de cigarrillos en nuestro país durante los últimos cuatro años, que asciende al 9,9%.

IV Congreso Frente al Contrabando de Tabaco

Ante esta preocupante realidad, Altadis celebra mañana en Sevilla la cuarta edición del Congreso Frente al Contrabando de Tabaco, un evento que posiciona a la Compañía como líder en la lucha contra el comercio ilícito de este producto en nuestro país. El evento, que Altadis ha hecho coincidir con la puesta en marcha de una campaña local de concienciación balo el lema “Damos la cara frente al contrabando” y en la que participan empleados de la Compañía y estanqueros, será inaugurado por Juan Espadas, alcalde de Sevilla.

En el programa del Congreso están previstas dos mesas redondas. La primera, “Alternativas comerciales a la caída de ventas por el contrabando”, incluirá la presentación de un estudio realizado por dos económetras, Antonio Golpe Moya, profesor titular de Economía de la Universidad de Huelva; y Juan Manuel Martín, profesor en el departamento de Análisis Cuantitativo de la Universidad Internacional de la Rioja y expendedor en Huelva. Rocío Ingelmo, directora de Asuntos Corporativos y Legales de Altadis, participará también en esta mesa.

La segunda, “El contrabando de tabaco, un camino al narcotráfico”, contará con la presencia de Juan Franco, alcalde de La Línea de la Concepción; el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Algeciras, Jesús Narciso Núñez Calvo; Francisco López Gordo, Jefe de la Comisaría de la Policía Nacional en la Línea de la Concepción, y Alejandro Riera, autor del libro “Traficantes de Humo”.

La clausura del acto correrá a cargo del presidente de Altadis, Jon Fernández de Barrena.