HAZ AQUÍ TU DENUNCIA. ¡AYÚDANOS A LUCHAR CONTRA EL TABACO ILÍCITO!

No Contrabando
Altadis
TU DENUNCIA

PREMIOS NO CONTRABANDO. Teniente D. Miguel Lorite Herrera (Guardia Civil):

No Contrabando recoge el testimonio de los tres galardonados en el Congreso Frente al Contrabando de Tabaco. A través de una serie de entrevistas publicadas durante estos días nos adentramos en la encomiable labor que desarrollan las principales autoridades de nuestro país frente al comercio ilegal de tabaco. En el camino, los protagonistas nos trasladan su percepción acerca de esta lacra social que nos afecta a todos.

En esta segunda entrevista toma la palabra el Teniente D. Miguel Lorite Herrera, de la Unidad Técnica de la Policía Judicial (Grupo de delitos económicos) de la Guardia Civil. ¡Comencemos!

Nacional | Altadis Informa | 29/09/2021

PREGUNTA: La Guardia Civil destaca por llevar a cabo algunas de las operaciones más importantes frente al contrabando de tabaco en nuestro país si tenemos en cuenta la cantidad de mercancía ilegal aprehendida de media o el número de detenidos que resultan al finalizar el operativo.

¿Cómo resumiría esta intensa labor frente al comercio ilegal de tabaco?

Miguel Lorite Herrera: La labor de la Guardia Civil se centra en perseguir de forma proactiva el comercio ilícito de tabaco con el objeto de reducir al máximo su dimensión, siendo actualmente considerada una prioridad a nivel europeo la lucha contra este fenómeno delictivo, en cuanto supone una actividad criminal que conlleva unas graves consecuencias para la industria tabacalera, para los ingresos de la Hacienda Pública y los intereses financieros de la Unión Europea y para la salud de los consumidores.

Para ello colaboramos además con otros organismos público-privados nacionales, así como otras agencias y cuerpos policiales y aduaneros extranjeros.

PREGUNTA: ¿Cómo se combate con tal precisión un fenómeno que ha evolucionado con el devenir de los años?

M.L.H.: Es necesario adaptarse a las nuevas tendencias que afectan al comercio ilícito de tabaco, como es la fabricación clandestina de tabaco en España o el empleo de empresas de paquetería para el envío ilícito de pequeños envíos conteniendo picadura de tabaco, no sólo dentro del territorio nacional sino también a otros países, como Portugal.

PREGUNTA: ¿Podemos decir que la GC es un Cuerpo ampliamente reconocido entre sus homólogos europeos?

M.L.H.: Así es, pues hemos desarrollado importantes operaciones con la colaboración de otros cuerpos policiales y aduaneros europeos y la coordinación y apoyo de Europol.

Permítame ponerle como ejemplo el caso de la Operación HANNIBAL desarrollada por la Unidad Central Operativa (UCO) y que permitió desmantelar en febrero de 2020 la primera fábrica ilegal subterránea de tabaco en Europa. Para ello la Guardia Civil contó con la cooperación de autoridades policiales y aduaneras de Bulgaria, Francia, Italia, Lituania, Polonia, Portugal y Reino Unido.

PREGUNTA: En su opinión, ¿En qué se basa esa posición de gran distinción?

M.L.H.: Las investigaciones llevadas a cabo por la Guardia Civil, no sólo han permitido intervenir grandes cantidades de tabaco que habrían sido objeto de comercio ilícito, sino que han permitido identificar a los responsables finales de las organizaciones criminales que dirigen dicha actividad y reciben los beneficios derivados de la misma.

PREGUNTA: ¿Y cree que este reconocimiento está reflejado también a nivel nacional?

M.L.H.: A nivel nacional el trabajo de la Guardia Civil en la lucha contra el comercio ilícito de tabaco cuenta con un amplio reconocimiento, tal y como se refleja a través de los reconocimientos de los principales actores del sector privado como el que viene concediendo ALTADIS, empresa líder del tabaco en España.

PREGUNTA: A menudo asistimos a operaciones desarrolladas por la Guardia Civil junto a Interpol o Europol (entre otras) para atajar el mercado ilegal de tabaco en Europa ¿Qué magnitud alcanza este fenómeno en el viejo continente?  

M.L.H.: Tal y como queda reflejado en el informe publicado por Europol en abril de este mismo año – sobre las amenazas de la delincuencia grave y el crimen organizado en la Unión Europea – el comercio ilícito de tabaco se considera una actividad delictiva grave de carácter transnacional.

Esto hace necesario que la Guardia Civil tenga que participar a menudo en actividades conjuntas con las autoridades de otros países, contando para ello con la coordinación de Europol o la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF).

PREGUNTA: En estos casos de cooperación, ¿La unión hace la fuerza o existen trabas administrativas que les impiden ser más operativos?

M.L.H.: Actualmente, la utilización de distintas herramientas de cooperación policial internacional por parte de la Guardia Civil es necesaria para la investigación de este tipo de comercio ilícito, a menudo marcado por un carácter transnacional.

En este sentido, cabe señalar como ejemplo la firma de un Protocolo General de Actuación entre la Guardia Civil y la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) el pasado mes de octubre de 2020, organismo en el que se integra el Servicio Nacional de Coordinación Antifraude como punto nacional de coordinación e intercambio de información con la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF).

PREGUNTA: En términos generales, ¿Cómo evalúa el nivel de coordinación con los citados organismos?

M.L.H.: Organismos como Europol o la OLAF proporcionan un gran valor añadido a las investigaciones de la Guardia Civil en este ámbito delictivo, contando en la actualidad con distintos Oficiales de enlace en los mismos.

PREGUNTA: De vuelta al comercio ilegal de tabaco, ¿Considera la GC que tiene todos los recursos necesarios para hacer frente al contrabando de tabaco?

M.L.H.: La Guardia Civil cuenta con personal especializado en la lucha contra el comercio ilícito de tabaco, fundamentalmente especialistas en policía judicial y en resguardo fiscal. No obstante, la colaboración con el sector privado y la colaboración ciudadana resultan fundamentales para hacer frente al contrabando de tabaco.

PREGUNTA: Entre lo nacional y lo internacional (si me permite el chascarrillo) podríamos situar a Gibraltar, una zona que como bien sabe es especialmente sensible por el contrabando de tabaco y otros delitos… ¿Puede compartirnos alguna medida que se haya adoptado en esta zona para paliar su singular situación?

M.L.H.: Para dar una respuesta eficaz al notable y progresivo deterioro de las condiciones de seguridad que se vienen produciendo en los municipios de la zona del “Campo de Gibraltar”, desde al año 2018 se viene reforzando el despliegue de efectivos en la misma para combatir el crimen organizado.

Además, como consecuencia del fuerte impacto de las actividades del crimen organizado en la zona – acompañadas en muchas ocasiones de actuaciones violentas contra ciudadanos, funcionarios públicos y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad – todo ello con graves repercusiones directas sobre los ciudadanos y sus instituciones, así como sobre la vida social y la actividad económica en la zona, el Ministerio del Interior aprobó en julio de 2018 un Plan Especial de Seguridad para dicha zona, continuando vigente en este 2021.

PREGUNTA: ¿Es Gibraltar un buen aliado en esta lucha?

M.L.H.: Teniendo en cuenta que la principal vía de salida del tabaco de contrabando procedente Gibraltar es por vía marítima, siendo posteriormente alijado en las costas españolas, debería aumentar el grado de cooperación entre las autoridades policiales y aduaneras gibraltareñas y sus homólogos en España.

PREGUNTA: No obstante, durante los últimos tiempos ha proliferado un mercado ilegal de tabaco que no entiende de provincias ni fronteras internas… hablamos de los contrabandistas que tienen en las empresas de paquetería su red de distribución, haciendo un uso fraudulento de las mismas.

¿Tiene constancia la GC del auge que ha experimentado este fenómeno?

M.L.H.: Sí, el cuerpo es plenamente consciente del auge que han experimentado tanto la fabricación clandestina de tabaco en territorio nacional, como el empleo de empresas de mensajería para el envío ilícito de pequeños paquetes conteniendo labores de tabaco no sólo dentro del territorio nacional, sino también a otros países vecinos como Portugal.

PREGUNTA: ¿Han implementado algún mecanismo específico para atajar esta tendencia?

M.L.H.: Una de las medidas ha sido intensificar la monitorización de los anuncios existentes en distintas plataformas online para identificar a los responsables de esos pequeños envíos que se llevan a cabo a través de distintas empresas de transporte.

PREGUNTA: El último año y medio ha quedado marcado por la pandemia y las severas restricciones a la movilidad impuestas por Sanidad ¿Esta limitación ha tenido su reflejo en el contrabando de tabaco?

M.L.H.: A pesar de las restricciones de movilidad que fueron impuestas como medida para hacer frente a la situación de pandemia provocada por la COVID-19, la Guardia Civil llevó a cabo durante ese período el desmantelamiento de fábricas ilícitas de tabaco en distintos puntos de la geografía española o la aprehensión de importantes cantidades de tabaco de contrabando que pretendían ser introducidas en territorio nacional a través de los principales puertos españoles.

Podemos decir, por tanto, que las medidas de confinamiento no han supuesto un descenso notable en el fenómeno de fabricación ilícita de tabaco ni en la entrada ilegal de tabaco de contrabando a nuestro país.

Además, y al hilo de lo anterior, se ha experimentado un aumento en la venta de labores de tabaco a través de plataformas online y su posterior distribución a través de empresas de paquetería.

PREGUNTA: Permítame insistir en los efectos de la pandemia de la Covid-19. Junto a ellos es evidente que nos enfrentamos a una nueva crisis económica que presumiblemente traerá un repunte en el mercado ilícito de tabaco ¿Cómo se prepara la GC para paliar esta situación?

M.L.H.: Es evidente que los responsables del comercio ilícito de tabaco encuentran en esta actividad delictiva unos altos beneficios económicos ligados a un bajo reproche penal, lo cual hace aún más necesario realizar un esfuerzo por parte de la Guardia Civil para identificar los flujos de dinero y otro tipo de activos para lograr identificar a los verdaderos responsables y beneficiarios de esta actividad delictiva, siendo con frecuencia necesaria la cooperación internacional para ello.

PREGUNTA: Sobre el galardón que ha recibido de Altadis, ¿Se esperaba en algún momento que el propio instituto armado lo postulara para recibir este reconocimiento?

M.L.H.: Sin duda alguna agradezco enormemente haber sido designado para recibir en nombre del Cuerpo este reconocimiento, quizás por mi posición como responsable de la investigación de los delitos de contrabando dentro del Grupo de Delitos Económicos de la Unidad Técnica de Policía Judicial (UTPJ) al cual pertenezco.

Sin embargo, dicho reconocimiento es extensivo al conjunto de miembros de la Guardia Civil, quienes a través de su trabajo se dedican a hacer frente al contrabando de tabaco.

PREGUNTA: Sin embargo ha hecho méritos suficientes para que así sea, ¿Podría compartir con nosotros alguna Operación frente al contrabando de tabaco que le haya marcado de manera particular?

M.L.H.: Quisiera destacar mi reciente participación el pasado mes de junio en una Acción conjunta desarrollada entre la Guardia Nacional Republicana (GNR) de Portugal y la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Salamanca, con la colaboración del Servicio de Vigilancia Aduanera de Salamanca, actuación que permitió realizar de manera simultánea 59 registros en Portugal y 4 en España, incautándose un total de 11 toneladas de hoja y picadura de tabaco, junto a aproximadamente 90.000 cigarrillos ilegales y 186.500 filtros.

Las investigaciones llevadas a cabo por ambos cuerpos policiales permitieron desarticular una organización que se dedicaba a transportar ilegalmente desde España a Portugal grandes cantidades de hoja de tabaco para producir tanto cigarrillos como tabaco para liar, para posteriormente distribuirlos en el mercado negro portugués.

Con la cantidad de tabaco incautado se habrían podido producir 11 millones de cigarrillos, por un valor de 2.700 millones de euros, estimándose que la venta ilegal de esos cigarrillos supondría una pérdida de impuestos por un valor aproximado de 2 millones de euros.

PREGUNTA: Lance un mensaje a la sociedad en general y a nuestros usuarios en particular ¿Qué pueden hacer los ciudadanos para ayudarles a luchar frente al contrabando de tabaco?

M.L.H.: Sin duda alguna es fundamental la colaboración ciudadana en la identificación, a través de sus denuncias, de puntos de distribución o venta ilegal de productos de tabaco, así como también es de suma importancia la concienciación de los consumidores de tabaco de los riesgos que implica para su salud el consumo de productos que no están sujetos a ningún tipo de control sanitario.

Compartir