Fernando Romero, portavoz de los estanqueros sevillanos

“Con la venta de diez cartones de tabaco en un estanco se financia una paga social de 400 euros”. Entrevista a Fernando Romero, presidente de la Asociación Provincial de Estanqueros de Sevilla

¿Cómo perciben los estanqueros el problema del contrabando de tabaco?

Los estanqueros están muy preocupados porque los puntos de venta de tabaco ilegales son numerosísimos. Hay de todo: callejeros, ambulantes, casas, tiendas de conveniencia… La venta de tabaco ilegal ha aumentado muchísimo en los últimos años y resulta descarada en bares y terrazas que cuentan con máquinas de distribución autorizadas.

¿Qué consecuencias tiene el comercio ilícito de tabaco en sus negocios?

El contrabando de tabaco ha reducido en más del 50% las ventas en estancos. Los estanqueros facturan la mitad de lo que deberían y muchos no consiguen llegar a fin de mes. La gente en los pueblos ve que el estanco de toda la vida sobrevive a duras penas y sin embargo, no por ello deja de comprar tabaco de contrabando.

¿A qué atribuye que esta práctica ilegal esté tan extendida?

La crisis ha afectado a muchas familias y las personas que tienen menos dinero no son conscientes de que al comprar tabaco de contrabando y no contribuir a las arcas del Estado, están causando perjuicios que les afectan directamente: con la venta de diez cartones de tabaco en un estanco se puede financiar una paga social de 400 euros.

Como asociación integrante de la comisión de trabajo frente al contrabando de tabaco, ¿qué expectativas tiene?

Queremos concienciar a la sociedad de los riesgos y perjuicios que conlleva el contrabando de tabaco y alertar a las autoridades sobre la gravedad de un problema, que además de causar daños económicos, facilita la venta clandestina a menores y pone en riesgo la salud de pública: el tabaco ilegal no está sometido a ningún control sanitario.

¿Cómo interpretan los estanqueros los índices de contrabando de tabaco en Sevilla?

Desde la Asociación Provincial de Estanqueros de Sevilla pedimos coordinación de todas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para combatir de manera efectiva el contrabando de tabaco. Resulta incomprensible que Sevilla distribuya tabaco ilegal de tres procedencias distintas: Canarias, Andorra y Gibraltar.