Informe OLAF 2016: herramientas para luchar contra el contrabando

OLAF

La Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) ha presentado su informe de actividad durante el año 2016. El ejercicio pasado el organismo europeo concluyó 272 investigaciones y emitió un total de 346 recomendaciones a las autoridades competentes a nivel nacional y de la UE. Además en su informe, la OLAF destaca que ha logrado reducir el tiempo de duración de sus investigaciones.

En lo que a tabaco se refiere, el informe señala que la Oficina ha hecho progresos significativos en su lucha contra el comercio ilícito de productos de tabaco, ayudando a las autoridades nacionales a incautar 469 millones de cigarrillos.  En este sentido, la tendencia refleja que aunque la prevalencia del contrabando de tabaco genuino en la UE ha disminuido en la última década, el tráfico de tabaco se mantiene en los mismos niveles en tanto que los contrabandistas han reorientado su actividad hacia el tráfico de las conocidas como illicit whites. En España, por el contrario, el problema del contrabando se centra en el tabaco genuino.

El Protocolo para eliminar el comercio ilícito de productos del tabaco de la OMS

En los casos de contrabando transfronterizo más complejos, la OLAF aporta un valor añadido significativo ayudando a coordinar las operaciones de lucha contra el contrabando llevadas a cabo por los organismos policiales de toda Europa. La OLAF trabaja para que se recuperen los derechos evadidos, se desmantelen las redes de delincuentes y se haga comparecer a los responsables. Además de sus actividades operativas para combatir el comercio ilícito de tabaco, la OLAF ha contribuido también en 2016 a la adhesión de la UE al Protocolo para eliminar el comercio ilícito de productos del tabaco en el Convenio marco de la OMS para el control del tabaco.

Este documento es el primer tratado internacional destinado a abordar específicamente el comercio ilícito de productos del tabaco y fue aprobado en noviembre de 2012. La UE, con la OLAF como organismo principal, desempeñó un papel clave en su negociación bajo los auspicios de la Organización Mundial de la Salud.

El Protocolo del CMCT es un instrumento político clave para prevenir el comercio ilícito de tabaco a nivel internacional y, por lo tanto, se ha convertido en el pilar central de la política de la UE para combatir este fenómeno transfronterizo. Además de actuar como elemento disuasorio contra los delincuentes que participan en el comercio ilícito de tabaco, el Protocolo requerirá medidas legislativas y administrativas en las partes que les permitan cumplir los compromisos básicos sobre el control de la cadena de suministro de los productos del tabaco.

El Protocolo del CMCT sólo ayudará, efectivamente, a frenar el comercio ilícito si también lo aplican países que son la principal fuente de productos ilícitos del tabaco o sirven de tránsito en las rutas de contrabando. Por lo tanto, la Comisión y la OLAF están intensificando sus esfuerzos para promover el Protocolo fuera de la UE.

Nuevas herramientas para combatir el fraude de aduanas

En 2016, los investigadores aduaneros de toda la Unión Europea también obtuvieron acceso a nuevas herramientas electrónicas para combatir más eficazmente el fraude aduanero. Mediante la actualización del Reglamento 515/97, se autorizó a la OLAF a crear nuevos sistemas informáticos que permitieron a la UE ya sus Estados miembros seguir mejor y rastrear los envíos sospechosos y, por lo tanto, aumentar la detección del fraude aduanero.

A partir de 2016 los investigadores han podido acceder a un nuevo directorio de mensajes que registran los movimientos de contenedores transportados en buques marítimos. Esta información es proporcionada por los propios transportistas marítimos. Asimismo, se ha elaborado un directorio de importación, exportación y tránsito que contiene datos sobre las mercancías que entran, transitan y salen de la UE. Los datos relativos a las exportaciones que se recogerán se limitarán a productos sensibles como el tabaco, el alcohol y los combustibles.