Los cigarrillos electrónicos, objeto de comercio ilícito en Portugal

Contrabando de cigarrillos electrónicos en Portugal

La lacra del comercio ilícito de tabaco, que afecta también a nuestros vecinos portugueses, se extiende también en este caso al segmento del cigarrillo electrónico. Según los datos de la Guardia Nacional Republicana (GNR) de Portugal, en lo que llevamos de año se han confiscado 13.090 mililitros de nicotina líquida, cerca de un 8% más que en el ejercicio completo de 2016 (10.250 mililitros).

Desde que este producto se comenzase a gravar en 2015, el contrabando de cigarrillos electrónicos en Portugal ha proliferado de forma notable. Las investigaciones realizadas por los agentes en los últimos años reflejan que los contrabandistas introducen de forma ilegal el producto en el país procedente de otros territorios, como España, Francia o Inglaterra, donde el coste es mucho menor, para comercializarlo en suelo nacional al margen de la Ley.

En un principio, el impuesto asociado a este tipo de tabaco en Portugal se fijó en 60 céntimos por mililitro, aunque se ha reducido a la mitad recientemente. No obstante, la importación de tabaco líquido ilícito procedente de otros Estados miembro, favorecida por la libre circulación que reduce los controles, se ha convertido en un negocio fácil y tentador en el país luso.